Tesauro
Inicio 
 
TEMÁTICA
 
Normas Generales
Capacidad
Procedimientos
Perfeccionamiento
Ejecución
Equilibrio
Nulidades
Liquidación
Responsabilidad
Controversias
Tipología
Régimen especial
 

Esta página contiene una (1) jurisprudencia

 

{§-0001}    JURISPRUDENCIA

 

TRANSACCIÓN

 

NATURALEZA

 

CONSEJO DE ESTADO, SECCIÓN TERCERA, AUTO DE NOVIEMBRE 4 DE 2.005, M. P. RAMIRO SAAVEDRA BECERRA.- EXPEDIENTE 24.225.- Ambas figuras que tienen como fundamento principal la solución de un conflicto inter partes con capacidad dispositiva, responden a la misma naturaleza. Y para advertir que son coincidentes en diversos tópicos la doctrina nacional se ha ocupado con mayor profundidad sobre la transacción así:

 

“La transacción es un acto de autonomía privada, destinado, más que a modificar una situación en curso, a precisarla, cuanto lo primero, eliminando el conflicto y la consiguiente incertidumbre. La transacción implica, necesariamente la determinación de posiciones encontradas, cada una de las cuales es transformada, modificada, en cuanto hace a la depuración del conflicto. De ahí su naturaleza ciertamente preclusiva, en rigor, exclusivamente preclusiva.

 

Se destacan como rasgos sobresalientes de la figura, su carácter convencional, su función declarativa, dirimente y su eficacia definitiva. La transacción es una convención o acuerdo, pero no un contrato. Dentro de la tradición francesa ( ART. 1101, code civil), el contrato es convención generadora de obligaciones: esta es su función exclusiva (C.C., arts. 1494 y 1495). Por lo mismo las convenciones o acuerdos cuya función o cuyos efectos son otros: modificar, extinguir o refrendar cualesquiera relaciones jurídicas, entre ellas las obligacionales no son “contratos”, y de ahí la impropiedad que se anota al Código Civil al calificar de “contrato” a una convención eliminatoria de litigios y eventualmente de obligaciones.

 

No obstante que la jurisprudencia nacional ha calificado la transacción como un contrato bilateral, oneroso y consensual, lo cierto es que aquí no se realiza una atribución patrimonial, porque más que crear obligaciones se liberan las ya adquiridas. La base de la transacción es la existencia de una controversia, de una incertidumbre, aquí se cede sobre una pretensión y no un derecho. La transacción es un negocio dispositivo, ante todo se dispone de la litis cancelándola, las partes disponen de sus posiciones contrapuestas, con abdicación de sus pretensiones, mediante concesiones mutuas y regulación de intereses. La transacción, no es ni puede ser fuente de obligaciones; termina litigios, eventualmente extingue obligaciones, pero no las crea.

 

Al disponer de la pretensión y de su rechazo, las partes disponen de la relación sustancial sobre la cual recae la controversia, y lo hacen componiéndose, distribuyéndose entre ellas el objeto, en la proporción correspondiente a sus cálculos de probabilidades de éxito y de fuerzas, como por ejemplo reduciendo la pretensión crediticia o real, de modo que cada cual quede con una parte del objeto disputado; o prescindiendo una de su pretensión, a tiempo que recibe de la otra, que retiene dicho objeto o se libera de la eventualidad de una condena, un bien o un servicio, o la promesa de uno u otro; o en fin, celebrando un negocio dispositivo de un bien ajeno a la controversia, en condiciones que tienen en cuenta la controversia.

 

Por medio de la transacción, la situación jurídica de controvertida que era, deviene cierta, y además, una parte puede obtener ventajas sin haber tenido derecho y la otra incurrir en sacrificios sin tener obligación, todo en razón del elemento de la litigiosidad.

 

La transacción no exige conceptualmente concesiones recíprocas, sino simplemente la incertidumbre, si se va más al fondo, la litis. Quien prescinde de su pretensión no hace con ello ninguna atribución patrimonial a favor de la otra parte; ambas abdican de su litigiosidad y animosidad y purifican su relación. No hay lugar a pensar en ella en una reciprocidad de prestaciones patrimoniales concausales, sino en una coincidencia de abdicaciones. Así pues no se da la bilateralidad, y mucho menos conmutatividad: es inconcebible un justo precio, un equilibrio económico prestacional” (HINESTROSA Fernando. Tratado de las Obligaciones. Universidad Externado de Colombia. Primera ed., mar./2002, pág. 721).

 

Volver a tema

 

 

 
 
NORMAS
 
Ley 80 de 1.993
Ley 1150 de 2.007
Ley 1474 de 2.011
Dec. 019 de 2.012
Dec. 1510 de 2.013
C.P.A.C.A.
Dec. 1082 de 2.015
Normas anteriores
 
INFORLEX SAS ©
Derechos Reservados
Álvaro Darío Becerra Salazar
MMX - MMXV