barco
Navegador de la contratación estatal Colombia
Inicio Quiénes somos Contacto
 
TEMÁTICA
 
Normas Generales
Capacidad
Procedimientos
Perfeccionamiento
Ejecución
Equilibrio
Nulidades
Liquidación
Responsabilidad
Controversias
Tipología
Régimen especial
 

Esta página contiene una (1) jurisprudencia

 

 

{§-0001}           JURISPRUDENCIA

 

INDEBIDAS CONDUCTAS DE LA ADMINISTRACIÓN

 

SOBRECOSTOS

 

CONSTITUCIÓN EN MORA

 

CORTES PARCIALES

 

PRUEBA DE LOS SOBRECOSTOS

 

CONSEJO DE ESTADO, SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO, SECCIÓN TERCERA, SANTAFÉ DE BOGOTÁ D.C., JUNIO VEINTIUNO (21) DE MIL NOVECIENTOS NOVENTA Y NUEVE (1.999), CONSEJERO PONENTE: DOCTOR DANIEL SUÁREZ HERNÁNDEZ, REFERENCIA: EXPEDIENTE NO. 14943.- Del estudio de las pruebas obrantes en el proceso, y de las consideraciones arriba expuestas, se puede inferir que el equilibrio financiero del contrato de suministro conexo al de arrendamiento 130244092, por los cuales se vincularon Ferrovías y Prodes Ltda, se menoscabó en detrimento de los intereses legítimos del contratista, por causa del comportamiento contractual de la entidad demandada, quien dispuso de manera unilateral el cambio de la fuente de donde debía extraerse el material objeto del suministro, sin hacer el correlativo reconocimiento de los derechos económicos que tal alteración imponía en favor del contratista.

 

En el presente caso, se encuentra claramente probado que el comportamiento contractual de Ferrovías produjo un desequilibrio financiero del contrato de suministro celebrado entre las partes, que se tradujo esencialmente en sobrecostos para la trituración y producción del objeto material del contrato, determinados por la dureza del nuevo material que, como de indica en el dictamen pericial correspondiente, incidió de manera definitiva en el rendimiento del proceso de triturado, toda vez que el tiempo que se dedicaba a este procedimiento se duplicó.

 

El cambio de fuente material, también produjo sobrecostos en relación con el transporte del material, puesto que la mina la bocana de donde debía extraerse el material por la decisión del Ferrovías, estaba a mayor distancia del lugar de almacenamiento y entrega del mismo, si se le compara con el lugar de ubicación del río Guarinocito, fuente original de donde debía extraerse el material, que distaba a pocos metros del lugar de trituración, almacenaje y entrega del balasto.

 

Se presentaron también sobrecostos por la paralización y reparación de las máquinas trituradoras que, ante la dureza de material, se dañaron con significativa frecuencia, lo que implicó gastos anormales de reparación, la suspensión temporal, y la prolongación de los plazos previstos para la entrega.

 

Lo anterior lleva a concluir que el cambio de fuente del material objeto del contrato de suministro, si produjo una alteración de la ecuación económica del contrato suscrito entre las partes, que el contratista no está en la obligación de soportar, toda vez que este rompimiento tuvo por causa el comportamiento unilateral de Ferrovías, quien dispuso sin ninguna consideración o contraprestación adicional para Prodes Ltda, la suspensión de la extracción del material del Rio Guarinocito, para que en su lugar se tuviese por fuente la mina la Bocana.

 

Acoge por tanto la Sala lo manifestado en la sentencia del 9 de mayo de 1996, Exp.: 10.151, Actor: SOCIETE AUXILIAIRE D'ENTREPRISES - SAE, Proferida con ponencia de quien ahora dirige esta, en la cual se concluyó:

 

"En las condiciones anteriormente relacionadas, puede la Sala concluir que efectivamente en el caso examinado se presentaron hechos y circunstancias ajenos a la empresa contratista, absolutamente extraños a ella, los cuales originaron una serie de obstáculos modificaciones y medidas de distintos órdenes, que necesariamente se proyectaron negativamente en la ejecución de la obra, que la dificultaron, la complicaron, le impusieron a la contratista cargas y obligaciones en momento alguno contempladas o programadas al celebrar el contrato, pero que de todas formas fueron de incidencia trascendental en la mayor permanencia de la firma contratista en la ejecución del oleoducto referido y, desde luego, en el mayor valor económico que dicha prolongación significó para la economía de la empresa demandante, todo lo cual se traduce en pérdidas por causa de las inversiones contractualmente no presupuestadas y consecuencialmente en pérdidas por ausencia de beneficio pecuniarios, valga decir, por el fracaso de la pretensión financiera del contratista de percibir la ganancia calculada, configurándose así, en tales circunstancias, la pérdida del equilibrio financiero del contrato, situación que implica, en principio, para la entidad contratante, una obligación legal, contractual y jurídica de tomar las medidas necesarias para recuperarlo."

 

En el caso sub lite, el señalado comportamiento de Ferrovías trajo consigo la pérdida del equilibrio financiero del contrato de suministro y arrendamiento en perjuicio de la firma contratista, lo cual implica un restablecimiento del mismo, mediante la condena a la entidad contratante al pago de la disminución patrimonial ocasionada a Prodes Ltda.

 

Advierte la Sala que si bien las partes ejecutaron el contrato de suministro mediante las órdenes referidas en relación con algunas de las cuales se elaboraron "actas de liquidación", estos documentos no podían constituirse en "liquidaciones finales" del contrato de suministro, porque el desarrollo de un contrato de tracto sucesivo normalmente hace necesario que las partes hagan cortes parciales, por tramos (de obra) o por entregas (suministro) que constan en documentos elaborados por las partes para futura memoria, pero sin que sea su ánimo finiquitar, con efectos definitivos e inmutables la relación negocial; como ocurre también en desarrollo del contrato de obra pública en el que se producen actas de recibo parcial de obra o actas de liquidación parcial de obra, que no se constituyen, en ningún caso, en actas de liquidación definitivas del contrato.

 

Es necesario tener presente que, al ser el contrato de suministro un solo contrato que se ejecutó mediante varias órdenes, debió ser liquidado a su terminación por las partes de manera conjunta, o de manera unilateral por la administración, y que, como no sucedió así, la verdadera y típica liquidación total de la relación negocial que surgió en virtud del contrato de suministro, compete ahora hacerla al juez del contrato.

 

En consecuencia, no es de recibo el argumento del ente demando según el cual Prodes Ltda. Perdió la oportunidad de formular sus reclamaciones respecto de las órdenes de suministro 0-325-92, =C-0533-92, OC-0680-92 porque no lo hizo en el acto de liquidación de las mismas; toda vez que, como quedó indicado, las denominadas "actas de recibo final" o "actas de liquidación" no son más que actas parciales de suministro, que dan cuenta de las entregas sucesivas del material contratado, pero que, de ninguna manera, fueron consecuencia del la finalización del contrato de suministro existente entre las partes, el cual continuó ejecutándose hasta finales de diciembre de 1993. La circunstancia de no haberse hecho reservas expresas sobre el contenido de dichas actas, parciales, para nada impide reclamaciones posteriores.

 

Se reconocerá por tanto a favor de la parte actora, las compensaciones correspondiente predicables únicamente respecto de las órdenes de suministro 0-325-92 parcialmente, OC-0533-92, OC-0680-92 y OSM-0877-92, que fueron las señaladas en el petitum de la damanda por el actor.

 

.- Sobrecostos en la trituración y suministro del Balasto.- Por la disminución de la producción de balasto, por los nuevos costos que tuvo que asumir para el transporte desde la mina la Bocana hasta el sitio de triturado, y por los mayores gastos en que incurrió en el mantenimiento de la máquina trituradora

 

.- También se condenará a la parte demandada por la utilidad que dejó de percibir la firma contratista, para lo cual se revisarán y actualizarán los precios suscritas con posterioridad al cambio unilateral de la fuente del material.

 

.- Sobrecostos por la pérdida del material que se negó a recibir Ferrovías.- quedó probado en el proceso que Prodes Ltda. Sólo alcanzó a entregar a Ferrovías 4750 M3 de balasto en ejecución de la orden 0887 0 92, debido a que la entidad contratante, mediante comunicaciones del 23 de diciembre de 1993, y diciembre 29 de 1993, dio la orden a su filial de no recibirle material a Prodes al considerar que se habían vencido los términos contractuales para la entrega del balasto y porque ferrovía había presentado demanda civil por incumplimiento del contrato de suministro. (Folio 222, 200 y 400 del cuaderno 2).-

 

La Sala no accederá a lo solicitado por la accionante en relación con lo siguiente:

 

.- Sobrecostos por la demora de Ferrovias en recibir el material entregado por Prodes Ltda..- De conformidad con lo referido en el capítulo anterior, Ferrovías se demoró en recibir el balasto producido por Prodes al dar la orden de no recibo del material que había producido el contratista, lo que determinó para éste sobrecostos de almacenaje de material que debía ser entregado en cumplimiento de la orden 0887, que consistieron, según se afirma en la demanda en pagos de los arriendos de lotes y en los pagos de salarios al celador (f. 188 C 1).-

 

No obstante, en el expediente no obran pruebas que den cuenta de la existencia de los contratos de arrendamiento de inmuebles que presuntamente realizó Prodes Ltda.., tampoco de la vinculación laboral del celador o vigilante que tuvo a su cargo la celaduría.

 

A pesar de que el señor Hervin Yesid Quintero Burgos, en su declaración obrante a folios 937 y ss del cuaderno 2, afirma que Prodes Ltda. Tuvo que celebrar contratos de arrendamiento de lotes y de inmuebles para guardar el material no recibido y que tuvo que contratar un servicio adicional de celaduría, esta sola declaración no es suficiente prueba para acreditar la existencia de los contratos de arrendamiento de inmuebles que presuntamente realizó la contratista, toda vez que en el expediente no se probó el número y las condiciones de los inmuebles presuntamente arrendados, no se indicó quién fue arrendador, cuál fue el plazo del contrato o cuál el canon de arrendamiento.

 

Echa de menos la Sala, documentos tales como los recibos de pago de los cánones de arrendamiento. Igual acontece en relación con el presunto contrato laboal y los salarios pagados por concepto de celaduría, toda vez que no demostró la parte actora la vinculación laboral realizada por este concepto, el valor del salario pactado, el término del contrato laboral, entre otros; Razón por la cual se impone el no reconocimiento de los valores cobrados por este concepto.

 

.- Los sobrecostos de oportunidad.- Prodes Ltda. Justifica esta petición en la circunstancia de no haber podido disponer oportunamente de los dineros que por sobreprecios, por mayores costos y por utilidades no percibidas, le adeuda Ferrovías.

 

Sin embargo, la Sala no encontró prueba en el expediente que demuestre fehacientemente las operaciones financiera o los negocios jurídicos que presuntamente tuvo que realizar la actora para sobrellevar las dificultades que sufrió por el cambio unilateral de la fuente de material.

 

.- Costas y gastos judiciales en otros procesos. No accederá la Sala al reconocimiento y pago que por este concepto demanda la parte actora, porque no le compete a esta Corporación la condena en costas respecto de procesos adelantados ante otros jueces, y además, porque no aparecen acreditadas en este las erogaciones que presuntamente realizó el actor para atender los procesos judiciales que refiere.

 

.- Los intereses moratorios.- La Sala considera que Ferrovías está en mora al no atender, al menos dentro de los dos (2) meses siguientes a su presentación, la solicitud escrita que le formuló Prodes Ltda el 29 de diciembre de 1993, recibida en la entidad el 30 de diciembre siguiente, para que le pagara los sobrecostos en que incurrió por el cambio unilateral de la fuente de material del contrato en la ejecución de las órdenes de suministro 0-325-92, 0533-92, 0680-92 y 0887 - 93.- Por razones lógicas y con fundamento en el principio de equidad, el término de dos (2) meses que ahora señala la Sala, permite que la administración haga sus estudios y verificaciones para resolver sobre las aspiraciones del contratista.

 

Estima la Sala que Ferrovías fué renuente en el pago de los sobrecostos cuando a pesar de tener conocimiento formal de la solicitud de Prodes Ltda, no respondió siquiera la comunicación que le fué cursada ni se allanó a cumplir las correspondientes obligaciones derivadas del rompimiento del equilibrio financiero del contrato causado con su comportamiento contractual.

 

Prodes remitió varias comunicaciones a Ferrovías en las cuales le solicitaba realizar el análisis de los mayores costos en que venía incurriendo a causa del cambio de la fuente de material, como aconteció con el oficio del 11 de febrero de 1993 (fl. 776 C 2) en el cual el contratista señaló los factores que alteraban los costos, con el oficio 186 del 4 de mayo de 1993, en el que Prodes además propuso a Ferrovías someter las diferencias generadas en desarrollo de los contratos de suministro y arrendamiento ante un Tribunal de Arbitramento (fl. 74 C 1) y con la comunicación del 9 de febrero de 1994, mediante la cual Prodes reitera la solicitud de fecha 29 de diciembre de 1993. (fl 135 C 1).-

 

La reconvención exigida por el artículo 1608 del C.C. para que el deudor esté en mora, se traduce en la reclamación formulada por Prodes Ltda a Ferrovías mediante comunicación de fecha 29 de diciembre de 1993, toda vez que la efectividad de los derechos consagrados en favor de los contratistas puede lograrse previa solicitud, así no sea judicial, que haga a la administración, tal como se desprende del análisis de inciso segundo del numeral 1° del artículo 5° de la ley 80 de 1993, para el caso en que el contratista pretenda el restablecimiento del equilibrio de la ecuación económica del contrato, por la ocurrencia de situaciones como las aquí estudiadas.

 

Precisa la Sala que en el caso presente resulta prudente contar los correspondientes períodos para la liquidación de los intereses moratorios, dos (2) meses después de la fecha en que fué radicada la reclamación formal y consolidada ante la demandada - 30 de diciembre de 1993-, tiempo suficiente dentro del cual la deudora debió atender la solicitud. 

 

Con fundamento en lo expuesto tenemos que como la reclamación formal y consolidada fue radicada en Ferrovía el 30 de diciembre de 1993 (fl 80 a 108), los dos meses siguientes vencieron el 1 de marzo de 1994, fecha a partir de la cual se liquidarán los correspondientes intereses moratorios, en condiciones y términos previstos por la Ley 80 de 1993 y su decreto reglamentario 679 de 1994.

 

Volver a tema

 

 
 
NORMAS
 
Ley 80 de 1.993
Ley 1150 de 2.007
Ley 1474 de 2.011
Dec. 019 de 2.012
Dec. 1510 de 2.013
C.P.A.C.A.
Dec. 1082 de 2.015
Normas anteriores
 
INFORLEX SAS ©
Derechos Reservados
Álvaro Darío Becerra Salazar
MMX - MMXV