Tesauro
Inicio 
 
TEMÁTICA
 
Normas Generales
Capacidad
Procedimientos
Perfeccionamiento
Ejecución
Equilibrio
Nulidades
Liquidación
Responsabilidad
Controversias
Tipología
Régimen especial
 

Esta página contiene dos (2) jurisprudencias

 

 

{§-0001}    JURISPRUDENCIA

 

CONCESIÓN

 

GARANTÍA DE TRÁFICO  

 

CONSEJO DE ESTADO, SALA DE CONSULTA Y SERVICIO CIVIL, CONSEJERO PONENTE: Dr. GUSTAVO APONTE SANTOS, Bogotá D.C., nueve (9) de febrero de dos mil seis (2006), referencia: Radicación número 1.711.- Del análisis de la cláusula tipo se deduce claramente que:

 

a).La garantía mínima de tráfico que se consagra en algunos contratos de concesión es un derecho que tenia el concesionario cuando presente un déficit en la operación de los peajes previstos para el retorno de la inversión.

 

b).Este derecho se hace exigible a partir de la certificación del déficit anual durante la etapa de operación, a través del pago de una o varias "compensaciones" el plural es de la cláusula. Por lo tanto, habrán tantas obligaciones de compensar como defícits se presenta durante esa etapa.

 

c).La causación y exigibilidad de las compensaciones económicas derivadas de la garantía otorgada a los concesionarios, depende de la fecha en la cual se establece el déficit anual, sistema que no puede alterarse, en las medida en que la cláusula contractual así lo establece.

 

Si bien es cierto, la obligación asumida por el Estado de garantizar un ingreso mínimo por recaudo de peaje en algunos contratos de concesión de primera generación es una y tiene la misma fuente el contrato, también lo es que su pago se estableció en instalamentos y no en un pago al finalizar la operación.

 

Por ende, en evento como el mencionado por el señor Ministro, considera la Sala que la cuantificación de la obligación de garantizar un ingreso mínimo que asumió el Estado, debe efectuarse teniendo en cuenta el esquema de compensaciones anuales que el Estado acordó para alcanzar el equilibrio económico de los contratos de concesión. En esta medida, las obligaciones dinerarias que se derivan anualmente deben tratarse de manera independiente, como independiente es su causación y exigibilidad durante la ejecución del contrato respectivo.

 

Por lo anterior, la respuesta sobre si las deudas correspondientes a la garantía de tráfico pactada en algunos de los contratos de primera generación se deben considerar como una suma global o tratadas como deudas independientes o separadas correspondientes a cada anualidad, a fuerza de parecer reiterativos, sin perjuicio de lo que se hubiese pactado en cada contrato de concesión y de la obligación que tiene la administración de precisar en cada uno de éstos el alcance de las obligaciones pactadas, la Sala considera que los pagos deben realizarse diferenciando las sumas correspondientes a cada año.

 

Cabe señalar que la aplicación de la tesis contraria, es decir considerar globalmente las obligaciones derivadas de la garantía de tráfico, no sólo irían en contravía de lo pactado en la cláusula tipo analizada, pues alteraría la cronología de la causación de las obligaciones, sino que limitaría la posibilidad del deudor de efectuar pagos o abonos al capital de las mismas en el orden en que éstas causaron, máxime si tenemos en cuenta que precisamente el problema de la imputación del pago se presenta porque la administración no cuenta con los recursos suficientes para atender dichas obligaciones.

 

{§-0002}    JURISPRUDENCIA

 

TERMINACIÓN ANTICIPADA DE LA CONCESIÓN

 

OBRAS ADICIONALES EN LA CONCESIÓN 

 

CONSEJO DE ESTADO, SALA DE CONSULTA Y SERVICIO CIVIL, CONCEPTO DE 14 DE ABRIL DE 2.005, M. P. GUSTAVO APONTE SANTOS.- RADICACIÓN 1.636.- El señor Ministro de Transporte, (...) formula a la Sala una consulta referente a las concesiones viales, para lo cual cita los artículos 30 y 33 de la Ley 105 de 1993 y explica lo siguiente:

 

“En los llamados contratos de concesión vial de tercera generación, se pactan en relación con la remuneración del concesionario y con la terminación del contrato, dos variables o condiciones jurídicas aplicables consecuencialmente. La primera de ellas consiste en que el concesionario obtiene el ingreso esperado dentro del término señalado, momento en el cual el contrato debe terminar y la segunda consistente en determinar un plazo máximo de la concesión, cumplido el cual, esta termina, independientemente de que el concesionario haya obtenido o no dentro de tal plazo dicho ingreso esperado. En ningún caso se pactan garantías de la Nación en la forma prevista en el artículo 33 de la Ley 105 de 1993”.

 

“En concepto del 12 de diciembre de 1997, radicación 1050, esa honorable Sala conceptuó que la adición en valor de los contratos de concesión no tiene límites cuando se utilizan ingresos adicionales, esto es ingresos que sobrepasen el monto máximo acordado en el contrato, para la realización de obras adicionales dentro del mismo sistema vial, de conformidad con el precitado artículo 33 de la Ley 105 de 1993”.

 

A continuación, formula los interrogantes de la consulta, así:

 

“1. ¿Respecto de los contratos de concesión vial de tercera generación, finalizada la obra y obtenido el ingreso esperado por el concesionario antes del término señalado, es viable continuar con la ejecución de dicho contrato con el objeto de que los ingresos adicionales sean utilizados para obras adicionales dentro del mismo sistema vial, caso en el cual no estarían sujetos al límite de adición previsto en el artículo 40 de la Ley 80 de 1993?

 

2. En el evento de que el interrogante atrás planteado sea absuelto en forma positiva, ¿se pueden destinar los excedentes del valor de las obras adicionales a la remuneración del concesionario y/o transferirlos a la entidad contratante tal como lo prevé el aludido artículo 33 de la Ley 105 de 1993?

(...).

 

El primer interrogante que plantea la consulta, consiste en determinar si una vez concluida la obra y obtenido el ingreso esperado por el concesionario antes del vencimiento del plazo, el contrato puede seguir en ejecución y si con los ingresos adicionales que reporte, se pueden realizar obras adicionales, formalizando una adición al valor, sin el límite del 50% del valor inicial, establecido por el parágrafo del artículo 40 de la Ley 80 de 1993.

 

En este evento se advierte claramente que cuando el concesionario alcanza el ingreso esperado, el contrato de concesión termina y se debe proceder a su liquidación, de conformidad con lo dispuesto por los artículos 60 y 61 de la Ley 80 y 36 de la Ley 105, ambas de 1993.

 

No es viable jurídicamente continuar con la ejecución del contrato, sencillamente porque este ha terminado. Se ha configurado una causal de terminación pactada en el contrato, cual es la obtención del ingreso esperado, y por lo tanto, cesa la ejecución del mismo, quedando pendiente tan solo el trámite de su liquidación.

 

El objeto del contrato y sus obligaciones se han cumplido, de ahí que continuar su ejecución sería ilegal, en la medida en que, de acuerdo con lo estipulado, la relación contractual jurídicamente ha concluido.

 

La obra contratada se ha realizado y por lo tanto, si se requiere hacer otras obras, habría que celebrar un contrato para el efecto, mediante los procedimientos establecidos, que contemple este nuevo objeto.

 

El concesionario ha recuperado su inversión, o como dice, el parágrafo 3º del artículo 30 de la Ley 105, ha obtenido el retorno del capital invertido y corresponde ahora al Estado recuperar también “su inversión con los ingresos provenientes de la operación una vez culminado el período de concesión”, conforme lo establece la misma norma.

 

Por consiguiente, no hay “ingresos adicionales” a la concesión, ni se debe suscribir una adición al valor de esta, pues ya ha concluido y los ingresos nuevos que se deriven de los peajes de la vía que era objeto de la concesión, deben corresponder normalmente al Estado.

 

Tales ingresos de peajes ya no están destinados al concesionario, pues este obtuvo el ingreso esperado, sino que hacen parte del erario público y en su calidad de tasas, deben tener el tratamiento presupuestal de ingresos no tributarios, comprendidos dentro de los ingresos corrientes del presupuesto de rentas de la entidad (D.L. 111/96., art. 27)"

 

(...)

 

La Sala responde

 

1 y 2. En el caso de los contratos de concesión vial de tercera generación, luego de finalizada la obra, si se ha obtenido el ingreso esperado por el concesionario antes del vencimiento del plazo estipulado, el contrato de concesión se termina por dicha circunstancia, conforme a lo pactado, y en consecuencia, se debe proceder a su liquidación. No es viable jurídicamente continuar con la ejecución del mismo, para aplicar los nuevos ingresos a la realización de obras adicionales dentro del mismo sistema vial.  

 

Volver a tema

 

 
 
NORMAS
 
Ley 80 de 1.993
Ley 1150 de 2.007
Ley 1474 de 2.011
Dec. 019 de 2.012
Dec. 1510 de 2.013
C.P.A.C.A.
Dec. 1082 de 2.015
Normas anteriores
 
INFORLEX SAS ©
Derechos Reservados
Álvaro Darío Becerra Salazar
MMX - MMXV